Prometer el oro y el moro

Prometer el oro y el moro, es otra de esas frases hechas que en la mayoría de las situaciones suele decirse a “toro pasado”. Es decir, si yo supiese de ante mano que alguien me está prometiendo el oro y el moro me pensaría muy muy mucho si hacerle caso y si le hago caso es que realmente no me importa lo que me promete.

Pero si me importa lo que ofrecen, y me están prometiendo algo maravilloso (un sueldo increíble, un amor incondicional, una vida sin esfuerzo, etc) y me dejo llevar por tal suculenta oferta. Y si una vez que ya ha pasado el toro, me siento como si me hubiesen hecho eso de dar gato por liebre, entonces es cuándo contándole la anécdota a otra persona o a mi mismo/a, uso la expresión de que para convencerme, me prometieron el oro y el moro.

En resumen, cuándo decimos que te han ofrecido el oro y el moro, estamos diciendo que para convencerte de que hagas algo, te han dicho que obtendrás grandes beneficios si acepta la oferta. Por ejemplo te ofrecen un negocio maravilloso con unos exagerados rendimientos que al final se quedan en gastos y más gastos.

Origen y significado de la frase hecha prometer el oro y el moro

Hay quien opina que el dicho procede de un suceso que ocurrió en Jerez en el año 1426. En tiempos del rey Juan II, varios caballeros cristianos de Jerez apresaron en una redada a 40 moros principales, entre ellos al alcaide de Ronda llamado Abdalá y a su sobrino Hamet. A pesar de que Abdalá pagó el rescate con una fuerte suma de dinero, la esposa del caballero Fernández de Valdespino se negó a liberar al sobrino si no le abonaban 100 doblas de oro que había gastado en su guarda y mantenimiento. Debido a que nadie se ponía de acuerdo, Juan II ordeno que Hamet fuera conducido a la corte. Como allí se habló largo y tendido de dinero y moro es probable que el pueblo andaluz se dijese que el rey quería el oro y el moro.

Se piensa que esta frase hecha se remonta a los tiempos del rey Juan II de Castilla, en Jerez (1426). En ésta época, un tal Hamet que era sobrino de un alcaide de Ronda (Abdalá) fue apresado en una redada por caballeros cristianos. Abdalá pagó lo que pedían de rescate estos caballeros jerezanos, pero éstos no lo liberaron y siguieron pidiendo más oro a cambio de su liberación.

Por este motivo, se decía estos caballeros cristianos pretendían quedarse con el oro y con el moro.


Escrito por Frases hechas en Mayo 8th, 2013 con sin comentarios.
Leer más frases en en español and Todas.

Frases hechas relacionadas