Las paredes oyen

Hay cuestiones que tienen que guardarse en secreto sí o sí, pues en caso de conocerse podrían hacer peligrar nuestro mundo actual, las relaciones con otras personas, herir los sentimientos de alguien… Por eso en esos casos es muy importante obrar con mucho sigilo.

Es ahí donde encaja a la perfección la frase hecha “Las paredes oyen”. Se utiliza para advertir a la otra persona, se supone que al contar un secreto, de que hay que tener mucho cuidado y asegurarse de que nadie escuche.

La RAE nos recuerda que se usa “para aconsejar que se tenga muy en cuenta dónde se dice algo que importa que sea secreto”.

Esta expresión me hace imaginar a dos personas escondidas en alguna habitación apartada de un castillo o edificio medieval. Una quiere contarle algo a la otra sin que los demás se enteren. Entonces, como signo de cautela, una de ellas dice “Las paredes oyen”.

Origen y significado de la frase hecha “Las paredes oyen”

La expresión tiene su origen en las guerras religiosas de la Francia del siglo XVI. La reina Catalina de Médicis instigó a los católicos a perpetrar una matanza contra los protestantes seguidores de Calvino, conocidos como hugonotes, y aquello acabó con la sangrienta “Noche de Bartolomé”.

El caso es que, según algunos historiadores, la reina francesa ordenó construir conductos acústicos secretos en las paredes de los palacios para escuchar lo que se decía en las habitaciones y evitar cualquier conato de conspiración en su contra. Así fue como surgió la frase hecha “Las paredes oyen” con su significado actual.

 


Escrito por Alex en octubre 24th, 2014 con sin comentarios.
Leer más frases en Todas.

Frases hechas relacionadas