Echarle a uno los perros

Esta frase hecha se utiliza cuando se pretende castigar, acosar o increpar a alguien. Se considera que esa persona merece un escarmiento.

Por ejemplo, pongámonos en un caso muy extremo: después de ser infiel a su novia una semana antes de su boda, el hombre  vuelve a la casa familar de ella. Lógicamente, allí “le echarán los perros”. Está claro que el significado no es literal: quiere decir que no sería nada bien recibido y que podría ser insultado.

Éste ss solo un ejemplo de una situación donde se puede utilizar esta expresión, cuyo uso se ha reducido en los últimos tiempos. Hay que añadir, además, que en Sudamérica la frase hecha “echarle a uno los perros” se utiliza habitualmente con el significado de coquetear o flirtear.

Origen y significado de la frase hecha “Echarle a uno los perros”

Esta expresión tiene un origen taurino. Cuando un toro no quería envestir o evitaba el capote se sacaba a la plaza una jauría de perros especialmente adiestrados para acosar al animal con ladridos y mordiscos. Si ni siquiera así reaccionaba el toro, finalmente era condenado a la puntilla.

En esas ocasiones el público gritaba “perros, perros” para pedir la salida de los animales, y así fue cómo se popularizó la expresión “echarle a uno los perros”. El significado actual ha conservado el espíritu con el que nació la expresión hace varios siglos.


Escrito por Alex en octubre 20th, 2014 con sin comentarios.
Leer más frases en Todas.

Frases hechas relacionadas